martes, 18 de abril de 2017

Intrigante, desesperante, deprimente.

Despierto hoy al igual que cada día, con la sensación de que una jornada monótona vuelve a comenzar.
Abro mis ojos, saludo a mi compañero y emprendo marcha...

Hay días tristes y días alegres pero siempre, siempre está ese sentimiento indescriptible, raro y apabullante que no logro disipar.
¿Es a caso miedo? ¿Es angustia?
No lo sé... ¿cómo hago para saberlo?
 Es una especie de neutralidad que surge desde lo mas profundo de mi ser. Un ente desconocido que anuncia su presencia pero no su razón.
Intrigante, desesperante, deprimente.
Me pregunto si siempre estuvo conmigo o lo fui adquiriendo con el pasar de los años.
Me pregunto si realmente existe o es mi cerebro queriendo divertirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tío

En medio de la noche tu recuerdo disipó mi somnolencia. Palabras injustas e innecesarias que mencioné en tu contra, me castigan. Veo tu ...