sábado, 15 de septiembre de 2012

Yo creo que a nadie le gusta ser el segundo plato...


Es fantástico encontrar a un hombre que te quiere y te mira como nadie lo hace pero es tritisimo saber que no sos la única duena de esas miradas, esas caricias y esos besos que me ponen la piel de gallina. 

Doloroso es imaginar que mientras no habla con migo está con otra... saber que es esa mujer, seguramente hermosa,  yo soy una pelusita molesta a su lado, pero él la quiere, por más que me jure que no, por más que me mire y diga que los momentos que pasa a su lado se le hacen interminables. 
Si no la quisieras dejarías que se valla, tomarías cartas en el asunto y te empeñarias en fundar algo para nosotros dos.

De mí no depende esto, de mí no depende nada por ahora. Solo quiero dejar de ser la segunda opción, el premio consuelo o el juguetito que uno agarra cuando se aburre de su rutina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tío

En medio de la noche tu recuerdo disipó mi somnolencia. Palabras injustas e innecesarias que mencioné en tu contra, me castigan. Veo tu ...